lunes, 30 de enero de 2012

POEMARIO MARQUÉS DE SANTILLANA

BIOGRAFÍA
Íñigo López de Mendoza y de La Vega nació en Carrión de los Condes en 1398 y murió en Guadalajara en 1458. Era hijo del almirante de Castilla don Diego Hurtado de Mendoza y Leonor de La Vega con quien el almirante había casado en segundas nupcias. Al morir don Diego, en 1404, el futuro marqués de Santillana contaba tan solo siete años y parte de su herencia le fue discutida por su hermana mayor, Aldonza, hija del primer matrimonio.
Hasta 1418 el joven Íñigo se educó en el reino de Aragón donde entró en contacto con poetas catalanes y valencianos descubirendo la lírica y entrando en contacto con poesía italiana.
A su vuelta a Castilla tomó partido decididamente por Juan II e intervino activamente en la política de su tiempo llegando a enfrentarse, junto a otros nobles, con el gran privado del rey, el condestable de Castilla don Álvaro de Luna.
Aúntuvo alguna intervención en la vida pública tras la muerte de Juan II, en los inicios del reinado de Enrique IV al que había apoyado siendo aún Príncipe de Asturias en contra del poderoso privado del rey provocando su caída.

EL DOCTRINAL DE PRIVADOS
Se trata de una obra poética pero con una clara finalidad política y moralizante; escrita hacia 1453, año en que ya se había producido la caída del gran privado de Juan II, la obra refiere en primera persona las tropelías cometidas por el condestable al reconocer su ambición sin límites. El sentido moralizante de la obra se aprecia al final en que don Álvaro pide perdón por sus pecados antes de ser ejecutado. El audio contiene las diez primeras estrofas en las que el marqués nos presenta la ambición del condestable, también gran maestre de la orden de Santiago; como la obra es larga, cincuenta y tres estrofas, hemos seleccionado las cuatro finales que añadimos a continuación tal como aparecen publicadas en la página de la biblioteca virtual "Miguel de Cervantes".
                                         
                                                                          L

Grandes fueron mis pecados;


grand misericordia pido


a ti, Dios muy infinido,


que perdonas los culpados.


¡Cuántos son canonizados


e vueltos de perdición


sólo por la contricción,


e santos santificados!





LI

   Non desespero de ti,


mas espero penitencia,


ca mayor es tu clemencia


que lo que te merescí.


En maldad envejescí, 

mas demándote perdón:


non quieras mi dapnación,


pues para pecar nascí.

                                                       
LII

   Mas sea la conclusión


que de todos mis pecados


confesados, olvidados,


cuanto fueron, cuanto son,


Señor, te pido perdón,


e a vos, Maestro de Espina,


honesta persona e digna, 

de su parte adsolución.


LIII

    Caballeros e perlados,


sabed e sepa todo hombre


que este mi sermón ha nombre


Dotrinal de los privados.


Mis días son ya llegados


y me dejan desde aquí,


pues rogad a Dios por mí,


gentes de todos estados.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada