lunes, 23 de enero de 2012

"LAS ESTRELLAS" Federico García Lorca


 

Federico García Lorca (1898-1936)

Federico García Lorca nació en el pueblo de Fuentevaqueros en la provincia de Granada, en Andalucía, en el año 1898. Falleció el 19 de agosto de 1936, víctima de la guerra civil española. Fue uno de los más grandes poetas y dramaturgos de la primer mitad del siglo XX.
Según consta en la partida de nacimiento, eran sus padres don Federico García Rodríguez, de
profesión labrador y propietario, casado en segundas nupcias con la maestra doña Vicenta Lorca Romero.
Sus estudios primarios los hizo con su madre y con don Antonio Rodríguez Espinosa.
En 1908 estudió bachillerato en Almería, lo interrumpió por enfermedad. Entre 1910 y 1915 terminó los estudios de Bachillerato en Granada. Estudió música con don Antonio Segura. En 1915 empezó derecho y Letras en Granada. Un año después comenzó a escribir. En el año 1917 muere don Antonio Segura. En ese mismo año publicó su primer texto “Fantasía simbólica”. En 1919 Falla se instala en Granada y Lorca en Madrid, en la Residencia de Estudiantes,onde conoce al gran poeta Juan Ramón Jiménez y al cineasta Luis Buñuel. En 1922 compuso “La tragicomedia de Don Cristóbal”. Falla apoya en un concurso de cante jondo a Lorca. Un año más tarde se licencia
en Derecho por la Universidad de Granada.
Federico García Lorca y Dalí

En 1926 publicó “Oda a Salvador Dalí” a quien estuvo muy unido, también escribe la primera versión de “La zapatera prodigiosa”. Durante los años 1929 y 1930 viajó a Estados Unidos y a Cuba. En estos mismos años estrenó “La zapatera prodigiosa” en Madrid. En los años 1933 y 1934 estrenó en Madrid “Bodas de sangre” con éxito. El 19 de junio termina “La casa de Bernarda Alba”.
El 13 de julio se va a Granada y el 16 de agosto es detenido y llevado al Gobierno Civil. El 18 ó 19 de este mismo mes es asesinado en Víznar.


LAS ESTRELLAS

Las estrellas
no tienen novio.
¡Tan bonitas
como son las estrellas!
Aguardan un galán
que las remonte
a su ideal venecia.
Todas las noches salen
a las rejas
-¡Oh cielo de mil pisos!-
y hacen líricas señas
a los mares de sombra
que las rodean.
Pero aguardad, muchachas,
que cuando yo me muera
os raptaré una a una
en mi jaca de niebla.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada